Páginas vistas en total

miércoles, 25 de julio de 2012

Otra vez hay que hablar de la temperatura.

Es cierto, y está contrastado, que la temperatura (también lo he dicho en más de una ocasión) es muy perjudicial para que nuestros gusanos se desarrollen con normalidad y lleven a término su ciclo biológico.

Este año por su duración (en cuanto al tiempo que he estado cuidándolos, que entre unas razas y otras ha sido de aproximadamente 4 meses) he podido apreciar que los que nacieron antes (entre los meses de Marzo-Abril) han llevado un ritmo más homogeneo y de mayor calidad. En cambio, los que nacieron y criaron más tarde (meses entre Mayo-Junio) han tenido un ciclo desastroso: algunos murieron por el camino, otros dejaron de comer, otros ennegrecían, otros no llegaban a hacer el capullo, otros se quedaron a mitad de hacer crisálida,...

Mi conclusión, por tanto, es que hay que estar atentos a ver brotes de hojas en las moreras (según la ciudad donde estemos, saldrán antes o después) y sacar los gusanos de la nevera lo antes posible para que nazcan. Los gusanos que tengamos en la caja, supongo que ya habrán nacido o estarán a punto.

Por mi experiencia, los gusanos salen un poco antes de ver alguna morera con hojas.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada